Martínez Asesores fundada en 1980 fue la primera asesoría en posicionarse en el municipio de Paiporta. Desde entonces, ha desarrollado su actividad de forma ininterrumpida ofreciendo los mejores servicios de asesoramiento para empresas y particulares.

 

Cuando se es propietario de un negocio que, o bien se está desarrollando como sociedad, o bien como persona física, son muchas las cosas que se necesitan tener en cuenta para que nada falle y el negocio funcione correctamente. Evidentemente no todo está al alcance de su tiempo o sus conocimientos, no se puede abarcar todas las materias existentes; por ello existen los especialistas. Cuando esto sucede lo mejor es contar con la ayuda de expertos profesionales.

 

Existe un aspecto muy importante en la gestión de su negocio, y ésta es la gestión en materia laboral, tributaria o contable. Estas materias requieren mucha dedicación, esfuerzo y conocimiento y, además, son de vital importancia para su negocio; pues una decisión equivocada puede dar lugar a una situación perjudicial para el propio negocio, incluso estas situaciones pueden llegar a ser irrevocables.

 

Por eso, en Martínez Asesores ponemos a su disposición 30 años de experiencia en el sector y un equipo de profesionales titulados y en constante formación para estar actualizados en todo momento ante los innumerables cambios que se producen en la legislación actual y que nos afectan a todos.

 

¿Por qué elegir Martínez Asesores?

 

Pongamos un ejemplo: Soy un profesional del sector de la construcción y necesito un taladro. Es frecuente entrar en un bazar y que esté repleto de productos fabricados en el exterior de la comunidad europea y, además, importados. También se encuentran infinidad de productos a precios asombrosos.
Pues bien, tengo dos opciones. La primera es ir a una tienda especializada en herramientas para la construcción donde me atienden con un trato personalizado y, así, le explico al dependiente para qué tipo de trabajo voy a necesitar el taladro y éste me asesora sobre el tipo de herramienta que es la más adecuada para hacer el trabajo que necesito realizar.

 

La otra opción es ir a uno de estos bazares donde tienen infinidad de productos y adquirir un taladro muchísimo más barato que el que me venden en la tienda especializada. A diferencia de la tienda especializada, en este bazar nadie me da detalles sobre la herramienta ni me aconseja si es adecuada para el trabajo, solo se encargan de cobrarme cuando paso por caja.

 

¿Qué puede pasar si decido comprar el taladro en el bazar?

 

Aparentemente son dos taladros muy parecidos y que sirven para lo mismo. Pensamos que siendo semejantes nos inclinaremos por el taladro que nos venden en el bazar, y así conseguiremos ahorrar unos cuantos euros. Sin embargo, comenzamos a realizar nuestro trabajo y la maquinaria adquirida no responde como nosotros esperábamos y empieza funcionar mal, y como consecuencia de ello ha estropeado el material trabajado. El acabado y la calidad del trabajo no es buena y eso no le va a gustar a mi cliente, así que debo repetir el trabajo y comprar nuevos materiales. Me doy cuenta de que tal vez debería haberme inclinado por él otro taladro que me aconsejó el dependiente de la tienda, era más robusto y los materiales con los que estaba fabricado eran de mayor calidad. Evidentemente era más caro, pero ahora necesito un buen taladro y encima ya me he gastado dinero en otro de mala calidad y que no sirve para nada, sin contar el material que he estropeado y el tiempo que he perdido.

 

Situaciones como esta ocurren diariamente en todo el mundo y en todos los sectores; afortunadamente en este ejemplo supone un pequeño problema con una fácil solución, pero en un negocio un pequeño problema puede llegar a convertirse en uno de grandes dimensiones si no se aporta una solución rápida y efectiva. Al final llegamos a la conclusión de que no es oro todo lo que reluce.

 

Este mismo ejemplo pasa continuamente en el sector de la asesoría de empresas. Existen una gran cantidad de asesorías que ofrecen sus servicios a precios muy reducidos, le pueden indicar todos los impuestos que debe presentar cada mes o cada trimestre y presentarlos en plazo, pero… ¿están liquidados correctamente? ¿Y si tiene una inspección y resulta que no lo están? Entonces tiene un verdadero problema. La presentación de los impuestos es una obligación de todo contribuyente así como el pago de los mismos, pero no basta con presentar todas las liquidaciones y hacerlo en el plazo estipulado, el contribuyente también está obligado a presentar la liquidación correcta. Una mala liquidación puede dar lugar a un pago erróneo y, por consiguiente, puede dar lugar a una grave personalización por parte de la Administración.

 

Nuestro objetivo es ofrecer seguridad y tranquilidad a nuestros clientes, es por ello que nuestros honorarios no están establecidos con el objetivo de ser más baratos que nuestra competencia, estos están fijados por el esfuerzo y la dedicación que aplicamos a nuestro trabajo, ya que nos gusta hacer las cosas bien y que el cliente tenga la tranquilidad de que el trabajo es correcto y efectivo, y de esta forma estar seguro de que lo ha dejado en las manos adecuadas.

 

 

Puedes tr

C